Calculos Renales

Cálculos Renales (articulo Nº1)

La formación de «piedras» en los riñones es una dolorosa enfermedad que puede evitarse con una dieta equilibrada y mediante la práctica de ejercicio físico

¿Qué son los cálculos?

La litiasis renal, nombre científico de las conocidas popularmente como «piedras» en el riñón, son un mal conocido desde hace 7.000 años de antigüedad, tal y como demuestran las pruebas realizadas a un esqueleto del Antiguo Egipto que padecía esta dolencia. La dolorosa enfermedad (la expulsión de las piedras es más temida que un parto), consiste en la formación de productos cálcicos o ácido úrico en las vías urinarias. De manera habitual el organismo los elimina disueltos en la orina junto con otros residuos. Cuando estas sustancias no se disuelven, este material precipita y se forman estructuras sólidas que se conocen como cálculos renales.  Existen múltiples teorías que se resumen tenemos:

Las piedras en el riñón son acúmulos en las vías urinarias de productos cálcicos o ácido úrico, sustancias que de ordinario se disuelven en la orina. Se trata de una afección muy dolorosa, que afecta al 5% de la población española al menos una vez en la vida, y que siempre debe ser tratada por un profesional de la Medicina ( Urólogo, o nefrólogo ). Para intentar evitar su aparición, que aumenta cada año de manera significativa en los países desarrollados, es conveniente practicar ejercicio físico con regularidad y seguir una dieta sana y variada.       

 

  • Por saturación: Cuando hay mucha cantidad de esas sustancias en la orina.
  • Por déficit de disolución: Cuando no se eliminan de manera adecuada. No se disuelven bien al existir alteración en el medio ácido de la orina. La orina hace normalmente de efecto tampón, ya que su ph (pH) ácido facilita que se disuelvan muchos de estos componentes.

Los temidos cálculos pueden pertenecer a dos grandes grupos, según sea su componente mayoritario, explica el nefrólogo:

  • Cálculos producidos por exceso de calcio: El calcio aparece normalmente en forma de fosfatos, y se encuentra disuelto en la orina. Bien por exceso de calcio o debido a la alteración del medio ácido de la orina, el calcio precipita y produce la formación de «piedras». Se producen por un exceso en el consumo de productos que contienen una notable concentración de calcio, como leche, queso, moluscos, espárragos, puerros, e incluso chocolate. También por defectos congénitos que aumentan la expulsión o dificultan la disolución del calcio, aunque se trata de casos más raros.
  • Cálculos provocados por ácido úrico: El urato sódico se transforma en la orina en ácido úrico. Estos cálculos están producido, generalmente, por un consumo excesivo de carnes, mariscos, vísceras, bebidas alcohólicas, embutidos, tabasco&

Además, existen otras sustancias que están presentes en la orina como el oxalato de cal que normalmente no producen formación de piedras. Sin embargo, sí contribuyen a empeorar el cuadro de la enfermedad, ya que se trata de pequeños cristales en forma de dobles pirámides que favorecen la formación de la piedra y dificultan la expulsión del cálculo.

 

Cálculos Renales ( articulo Nº2)

La formación de «piedras» en los riñones es una dolorosa enfermedad que puede evitarse con una dieta equilibrada y mediante la práctica de ejercicio físico, además de un control periódico y adecuado por un urólogo o nefrólogo.

Síntomas

En la mayoría de los países la posibilidad de presentarse dicha enfermedad en la población es de 5 a 7% es decir que de cada 100 personas 5 a 7 pueden sufrirla, esto aumenta si hay en la familia antecedentes de parientes que la hayan sufrido, el clima, el tipo de ingesta de agua, sedentarismo, falta de ejercicios, y la poca ingesta de líquidos. Los estudios de la National Kidney Foundation de Estados Unidos señalan que el 10% de los americanos padecerá al menos una vez en la vida litiasis y que el 30% deberá ser ingresado por esta causa, porcentajes asimismo muy elevados.

La enfermedad, que de manera habitual no se padece durante la infancia, puede afectar a partir de los 18 años tanto a hombres como a mujeres, aunque suele ser más frecuente entre el género masculino. ¿La razón? Aunque no está demostrado científicamente, los expertos lo achacan a una vida más sedentaria y a una ingesta mayor de comida por parte de los varones respecto a las mujeres. Las edades en las que suele presentarse de manera más común esta patología también difieren para ambos sexos. Normalmente los hombres suelen padecerla entre los 35 y 50 años, mientras que las mujeres la sufren mayoritariamente entre los 40 y los 60 años .

Normalmente los hombres suelen padecerla entre los 35 y 50 años, mientras que las mujeres la sufren mayoritariamente entre los 40 y los 60 años

La expresión de un calculo en vías urinarias es el cólico nefrítico, a veces puede presentarse con sangramiento por la orina, o inicialmente manifestarse como la sensación de orinar a cada rato o de sentir que “algo le esta bajando” según refieren los pacientes, también es importante el cambio de coloración y presencia de sedimento como “Harina Pan” o “barro”, en la orina o cual fácilmente se puede observar al dejar la orina en un recipiente viendo el fondo de este, otros dicen que tienen ardor para orinar. Sí es cierto, sin embargo, que la presencia de estos cálculos provoca la obstrucción a la salida de la orina por el uréter (tubo que conecta el riñón con la vejiga urinaria ) y esta obstrucción, el cólico renal, es la que produce unos síntomas muy claros, en los que coinciden tanto nefrólogos como urólogos siendo los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Saltos por el dolor: Se trata de saltos literales. Tanto es así -subraya el doctor Cebollada- que los médicos suelen hacer el diagnóstico diferencial entre apendicitis y cólico renal derecho al ver desde la puerta de la habitación el aspecto de la cama del enfermo. Si la cama está arreglada y el paciente está tumbado y quieto, se trata de apendicitis; si por el contrario la cama parece destrozada y el paciente está dando botes de dolor es, sin duda, un cólico renal.
  • Asimismo, las manifestaciones clínicas más frecuentes de esta enfermedad son dolor, sangre en la orina e infección. A pesar del dramatismo de un cólico renal, al menos hay que tener en cuenta que se trata de una enfermedad que siempre avisa y que no produce nunca insuficiencia renal.

 

Cálculos Renales ( articulo Nº3)

Tratamiento

El tratamiento de los cálculos de las vías urinarias va ha depender del tamaño, localización y tipo de calculo hoy en día la tendencia es a hacer el menor daño posible a la vía urinaria con lo que se crearon en los ultimas 3 décadas las denominadas técnicas de acceso minimamente invasivas, conocidas en el popular como tratamiento láser, con ondas, o endoscópicas, los de menor tamaño tienen un tratamiento expectante en espera que sea expulsado espontáneamente. Pero la expresión máxima que es el cólico nefrítico debe iniciarse con calmar el dolor con analgésicos y la indicación de antibióticos si hay infección. En resumen la resolución se logra mediante:

  • Litotricia: Se trata de un tratamiento que permite romper la «piedra» mediante la utilización de ultrasonidos para favorecer de este modo su expulsión.
  • Expulsión: Mediante la salida natural del cálculo o favoreciendo su disolución si es de pequeño tamaño.

Tras la extracción del cálculo el paciente no termina el proceso de tratamiento, ya que es fundamental evitar que se vuelva a desarrollar otro cólico, algo bastante común, según indican desde Alcer. De hecho, a los cinco años de haber padecido un cálculo, la mitad de los enfermos vuelve a sufrir de este problema

«A los cinco años de haber padecido un cálculo, la mitad de los enfermos vuelve a sufrir de este problema»

y a los 10 años hasta un 70% de las personas tratadas por esta dolencia presenta un nuevo episodio de litiasis.

Para conseguirlo es fundamental la prevención. Entre los mayores enemigos de la acumulación de sustancias nocivas para el riñón se encuentran la dieta sana y equilibrada y la práctica de ejercicio físico, ya que está demostrado que la comida rápida y las dietas ricas en proteínas favorecen el desarrollo de los cálculos en el riñón, según señalan desde la Federación Nacional Alcer. Por ello, para evitar esta enfermedad es muy importante cuidar la ingesta de determinados productos en función del tipo de cálculo que se haya padecido:

  • Si el mayor componente de la «piedra» era el calcio, se debe restringir el consumo de espárragos, puerros, leche, queso y moluscos.
  • Si el cálculo era de ácido úrico se debe restringir la ingesta de vísceras, embutidos, alcohol& En estos casos, además, es efectivo el uso de alopurinol, medicamento que sirve para evitar la formación de ácido úrico.
  • Para completar la prevención es muy importante realizar una ingesta grande de agua y una dieta blanda, porque ambas favorecen el filtrado renal y por tanto la expulsión del cálculo.

Remedios naturales

        Cólico nefrítico y cálculos renales

Los cólicos nefríticos consisten en crisis de dolor muy intenso provocadas por la dilatación de las vías urinarias a causa de un cálculo («piedra»), coágulo sanguíneo, pus o espasmos de causas diversas, incluso en ausencia de cuerpos extraños.

El dolor se describe como insoportable, a nivel lumbar-alto, irradiado hacia la cara interna del muslo y región inguinal. Va acompañado de una necesidad imperiosa de orinar. Pueden aparecer náuseas o vómitos.

Tratamiento naturopático durante las crisis

Infusiones de brezo, grama, arenaria y menta. Se utilizan dos pizcas de cada hierba y una cantidad de agua equivalente a un vaso. Dejar en reposo cinco minutos, filtrar y tomar tres a cuatro tazas al día. No añadir azúcar.

Baño de tronco muy caliente de 10 a 45 minutos. En caso de cálculos renales, el agua ha de estar tan caliente como se pueda resistir, pues de esta forma se dilatan los uréteres y el cálculo podrá salir más fácilmente al exterior sin el dolor tan intenso que supone un cólico de este tipo. Para darse un baño de tronco, llenar la bañera de agua y tumbarse con las piernas levantadas, apoyadas sobre una tabla en la bañera, de manera que solo que de sumergido el tronco del cuerpo y parte del muslo

Envolturas muy calientes. Para ello se utiliza una toalla grande, de unos 60 x 120 cm mojada en agua muy caliente (entre 35 y 40  grados centígrados) y se envuelve al enfermo desde las axilas hasta las nalgas.  Luego se pone encima una manta y se abriga bien en la cama. Renovar la envoltura cada 30 minutos. Hacer dos envolturas al día, sobre todo si el paciente reacciona bien.

Alimentación. Desde que aparece la crisis, el enfermo no deberá ingerir nada excepto agua pura y natural. Al segundo día beberá  zumo de naranja, limón o pomelo, recién exprimidos.

Fuera de las crisis

El enfermo debe beber abundante agua, hasta dos litros por día.

Infusiones de tomillo, salvia, abedul, brezo. Utilizar una pizca de cada hierba, dejar en reposo 5 minutos, filtrar y tomar una taza en ayunas y otra al acostarse, sin endulzar.

Alimentación. Al segundo o tercer día comenzará a comer un poco de fruta fresca del tiempo, sin pan. Al cuarto día seguirá con fruta en el desayuno. A mediodía tomará una ensalada de lechuga, tomate maduro, cebolla, zanahoria, con un poco de aceite y una pizca de sal marina sin refinar. No usar vinagre.  Después comerá un plato de acelgas al vapor o puerros cocidos con un poco de aceite. sin pan.  En la cena, tomar un vaso de zumo natural. Hacer esta dieta durante unos tres días.

Reflexología

Dentro y fuera de las crisis, puede utilizarse la reflexología. Para ello se trabajará el sistema urinario utilizando la técnica del pulgar descrita en el apartado de reflexología, de arriba abajo, de abajo arriba y transversalmente, como indican las líneas discontinuas del dibujo. Para localizar el uréter basta con levantar el dedo gordo hacia atrás. Al hacerlo notarás que sobresale el tendón de la planta del pie. A lo largo de ese tendón se encuentra el reflejo del uréter. La vejiga se encuentra en la parte más cercana al talón y el riñón en el otro extremo, como puede verse en el dibujo.

TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO PARA LOS CÁLCULOS RENALES

Berberis vulgaris

Es el medicamento más utilizado para tratar los cálculos renales. Se utiliza en casos de dolor cólico con predominio izquierdo, con dolores de todo tipo, que irradian en cualquier dirección. Los dolores se agravan por el movimiento y las sacudidas, por la presión, sentado y acostado, y mejoran parado. La orina se enturbia poco después de ser eliminada, con sedimento mucoso o rojizo o con arenillas o cálculos. Dolor lumbar y en los muslos al orinar, y la uretra arde cuando no orina.

Cantharis

Dolores paroxísticos quemantes, cortantes, desgarrantes, extendidso a la uretra, al pene y a los testículos, con dolor desgarrante en el coxis. Dolores cortantes y quemante en la vejiga y uretra. La micción es gota a gota, a menudo con sangre, con deseos urgentes de orinar.

Lycopodium

Cólico renal predominantemente derecho, aunque puede aparecer a la izquierda, con horario generalmente de 16 a 20 horas. Dolores cortantes, punzantes o desgarrantes, que descienden por los uréteres. Agravación de los dolores antes de orinar y gran mejoría después de orinar. La orina está llena de arenilla de color rojizo o pequeños cálculos. Marcado meteorismo abdominal, con intolerancia a la ropa ceñida.

Pareira brava

Cólico renal izquierdo, con dolores cortantes y radiantes que van por el uréter hasta la ingle o hasta muslos y pies. Necesidad constante de orinar cada 15 minutos; debe hacer intensos esfuerzos para orinar, pero sólo lo consigue si se arrodilla y apoya las manos en el suelo.

Sarsaparrilla

Cólico renal derecho con dolores intensos cortantes. Orina escasa con sedimento de arenillas blancas, con dolores intolerables en la vejiga y uretra al finalizar la micción, con violento tenesmo. Pequeños cálculos en la orina.

Tabacum

Cólico renal izquierdo, con violentos dolores espasmódicos cortantes o punzantes que se extienden por los uréteres hacia abajo. Se acompañan de náuseas persistentes con palidez facial y sudores fríos, con vértigos y sensación de desmayo. Empeora con el movimiento y mejora con el aire fresco.

Dr. Juan Carlos Rodríguez Ramírez

Cirujano General – Urologo,

Especializacion en uroginecologia y cosmetica genital.

drjcrodriguez.com.ve

Instagram:    jcurogineco

Correo / Mail:   jcurogineco@gmail.com

Whatsapp: +584244303262

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *